Consejos para cuidar tu lavavajillas

Los electrodomésticos nos hacen la vida más fácil pero si los usamos de una manera incorrecta no sólo mal gastaremos energía y dinero sino que perderemos eficiencia en el resultado y favoreceremos la aparición de posibles averías.

Para que esto no ocurra, te daremos algunos consejos a lo largo de varios posts sobre como prestar atención a todos estos detalles que puedan repercutir en la eficiencia y cuidados de tu electrodoméstico. Hoy nos centraremos en los lavavajillas.

Cuidado con las aspas

Presta siempre atención a la hora de colocar los platos en el lavavajillas cuidando de que estos no interrumpan el giro de las aspas puesto que podrían romperse.
Retira bien los restos de comida de la vajilla antes de introducirla dentro del aparato para que estos salgan más limpios y evitemos obstrucciones o roturas en las bombas de desagües y gomas.

Carga el lavavajillas y ahorra

Llena el lavavajillas a plena carga para gastar un 40% menos de agua. Sabemos que es tentador ponerlo antes para evitar malos olores y no apurar la vajilla que tenemos limpia. Sin embargo si tratas de cargarlo siempre verás un gran ahorro en tu factura. Tanto el medio ambiente como tu bolsillo lo agradecerán.

Haz una limpieza profunda

Usar limpia máquinas una vez al mes para eliminar restos de grasa y cal que puedan quedar depositados en filtros, boquillas, brazos rociadores y tuberías, haciendo un lavado en el programa a mayor temperatura con el aparato vacío y utilizando un producto específico. Un truco casero, económico y con muy buen resultado es utilizar vinagre en lugar de limpia máquinas para realizar estos lavados. Si decides usar vinagre, debes introducirlo en el lavavajillas una vez este el aparato ya funcionando de lo contrario el lavavajillas desaguará el vinagre antes de que este pueda realizar su labor de limpieza.

Limpia las juntas

Manten las juntas de las puertas limpias para evitar malos olores y el deterioro de las mismas. Ten en cuenta que las juntas están fabricadas para soportar el agua pero no la grasa.

No te pases con el detergente

Utiliza la dosis correcta de detergente. Más detergente no hará que los platos salgan más limpios. Revisa las instrucciones del detergente que utilizas para saber si estás empleando la dosis correcta.

Usa productos para lavavajillas

No utilices Mistol o lavaplatos para el lavado a mano dentro del lavavajillas. Los productos que utilizamos para limpiar a mano no tienen nada que ver con los utilizados en el lavavajillas, y éstos podrían no ser del todo efectivos o incluso deteriorar nuestro electrodoméstico.

Usa abrillantador

Utiliza sal y abrillantador a menudo, te ayudarán a lavar y secar mejor, de lo contrario notarás un resultado blanquecino y sin brillo en tu vajilla. No es malo para tu lavavajillas ni para ti, pero siempre se verá un mejor resultado utilizándolo.

No lo abras antes de tiempo

Deja que el lavavajillas termine el ciclo de lavado antes de abrirlo y espera media hora después de que este termine para que el vapor que queda dentro termine con los restos de humedad y la vajilla salga más seca.

No dejes los platos sucios dentro

Para reducir malos olores, sobre todo en verano, no dejes los platos mucho tiempo en el lavavajillas sin lavar y utiliza ambientador. Un consejo es enjuagar con agua la vajilla antes de meterla en el lavavajillas, de esta manera aguantará más tiempo sin emitir olores mientras lo cargamos completamente.

Usa un buen detergente

Utiliza siempre un buen detergente. Esto puede notarse con diferencia en el resultado del lavado. En ningún caso mezclar abrillantadores de distintas marcas, su diferencia de fórmulas afecta al resultado del lavavajillas. Desde Electro Asistencia recomendamos siempre la marca Finish sobre las marcas blancas.

Distribuye correctamente

Distribuye bien la vajilla en el aparato teniendo en cuenta que los vasos irán en la parte superior, las hoyas en la inferior, los cubiertos en el cesto con el mango hacia abajo y separa bien los platos unos de otros.

Cuida tu vajilla

Presta atención a cubiertos de acero inoxidable, antes de meterlos en el lavavajillas debemos aclararlos sobre todo si han estado en contacto con alimentos ácidos. Así mismo, cuida de no introducir elementos de plástico puesto que el calor del agua podría deformarlos. Los vasos y platos con estampados delicados también deben de tenerse en cuenta para no introducirlos dentro del aparato puesto que el calor del lavavajillas podría borrar ciertos dibujos, colores y estampados del diseño de este tipo de vajilla. Tampoco es aconsejable introducir en el lavavajillas piezas de vidrio delicado, las temperaturas que alcanzan dentro del aparato podrían romperlos.