Cómo instalar un timbre inalámbrico

Los timbres eléctricos (o portátiles) han sido una revolución para todas las casas. Con ellos ya no es necesario que esté cableado tanto el timbre como el receptor. Además que nos permiten mover el receptor a cualquier parte de la casa, para así estar siempre enterados de quién nos visita.
Si has llegado hasta aquí suponemos que ya cuentas con un timbre portátil y qué quieres instalarlo, así que vamos directamente a ver los pasos a seguir.

Instalación de timbre inalámbrico - Bricomania

1- Preparar el pulsador y el timbre

Al ser inalámbricos lo más probable es que funcionen con pilas. Tienes que averiguar dónde las tiene instaladas, revisar que estén bien puestas y ver si hay algún tipo de plástico protector que evite el contacto. En ese caso debes retirar el plástico.

2- Colocar el pulsador

Una vez preparados ambos aparatos, empezaremos colocando el pulsador. Tiene que estar ubicado fuera de la puerta en una zona visible y accesible. A la vez tenemos que asegurarnos de que no impide la apertura y cierre de la puerta. En caso de tener vecinos, te recomendamos que lo consultes con ellos antes de hacer la instalación, puesto que algunos timbres (por ejemplo con cámara) pueden no estar aceptados en todas las comunidades de vecinos.

Para instalar el pulsador normalmente hay dos opciones: A través de tornillos o a través de cinta de doble cara. Con tornillos es posible que aguante durante más tiempo, pero te obligan a hacer agujeros. Ambos métodos son efectivos.

  • Con cinta de doble cara: Si lo instalas mediante cinta de doble cara, asegúrate de que se agarre bien en la superficie dónde lo vas a poner. Si es una superficie lisa (por ejemplo la madera del marco de la puerta) te recomendamos que la limpies bien antes de hacer la instalación.
  • Con tornillos: Si por el contrario vas a hacer la instalación con tornillos, vas a necesitar: Un taladro, un nivelador (para que quede recto), unos tacos de nylon y los tornillos.

3 -- Ubica el receptor

Lo bueno del timbre portátil es precisamente que puedes colocarlo donde quieras en casa. Tú decides si ubicarlo en un espacio concreto, o si por el contrario llevarlo contigo a los distintos espacios de casa. Lo más normal es que lo instales en la pared del otro lado de la puerta (como un timbre convencional), o en la habitación que más suelas frecuentar.

Consejos a tener en cuenta:

Aquí van algunos consejos a tener en cuenta sobre el uso de este tipo de timbres:

  • Normalmente tienen varias melodías para escoger. Revisa el manual de instrucciones y escoge la que más te guste.
  • Modula el volumen del sonido según lo lejos que vayas a tener el altavoz del receptor.
  • Revisa previamente la protección contra la humedad que puede aguantar tu timbre, por si lo quieres ubicar en una zona exterior.

Hasta aquí este artículo sobre los timbres inalámbricos, esperamos que os haya sido de utilidad y no dudéis en enviarnos vuestras consultas por si tenéis alguna duda.